domingo, 16 de abril de 2017

LA PSICOLOGÍA JURÍDICA EN DERECHO CIVIL

El Psicólogo Jurídico puede actuar en el campo del Derecho Civil en diferentes procesos realizando una evaluación psicológica de la persona:





Incapacidades Legales

Internamientos Judiciales

Cambios de Sexo

Capacidad para hacer testamento

Impugnación de testamentos

Igualmente en caso de accidente (laboral, tráfico, etc), en que una persona emprenda acciones legales y exista una reclamación por daños psicológicos, se requerirá la peritación psicológica del demandante:

Evaluación de la Responsabilidad Civil

Determinación del daño asociado a enfermedades físicas

Secuelas de accidentes de circulación

Valoración de los grados de incapacidad o invalidez


UTILIZACION DEL DSM-5 EN PERITAJES PSICOLOGICOS FORENSES

En Psicología, y en Psiquiatría se utilizan unos manuales de diagnóstico de trastornos mentales que sirven de forma de comunicación entre toda la comunicación científica respecto a la existencia de alguna patología.

Estos manuales se basan en criterios de cumplimiento de características patológicas para ser incluídos en una categoría. Habitualmente se utilizan el DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la APA, Asociación Americana de Psiquiatría), y el CIE -10, Que significa Clasificación Iternacionanl de Enfermedades.

Ambos sistemas clasificatorios coexisten e incluso en esta última versión del DSM, se utilizan los criterios numéricos expresados en el CIE para mayor integración.

Estos sistemas de clasificación son de gran utilidad en los procesos judiciales que requieren un peritaje psicológico forense, ya que al estar descrito cada criterio de inclusión y exclusión, supone una forma de ayudar a la Justicia en su toma de decisiones, al poder acudir a estos manuales para verificar los datos expuestos en los peritajes.

Conscientes de la importancia de este punto, el DSM-5 incorpora, por primera vez UNA DECLARACIÓN CAUTELAR PARA EL EMPLEO FORENSE 

SÍNDROME POSTCONMOCIONAL EN TCE

TRAUMATISMO CRANEOENCEFÁLICO LEVE


Los TCE se clasifican, según su gravedad en traumatismos leves, moderados o graves, en función de la puntuación que alcance el afectado en la escala de coma de Glasgow.

La clasificación sería:

Leve para los pacientes que se encuentren entre 15 y 13 en la escala. 
Moderado para los pacientes que se encuentren entre 9 y 12. 
Severo o grave para los pacientes que tengan una clasificación de 8 o menor.

TRASTORNOS PSICOPATOLÓGICOS QUE CAUSAN INCAPACIDAD LABORAL

Las principales alteraciones psicopatológicas que afectan e imposibilitan al individuo para su desempeño profesional son: las esquizofrenias y otros trastornos psicóticos, trastornos cognoscitivos, trastornos del ánimo, trastornos de ansiedad, trastorno de estrés postraumático (TEPT), trastornos de personalidad, trastornos disociativos y trastornos del control de impulsos.



En cuanto a los trastornos psicológicos producidos de forma directa por el desempeño de una profesión concreta, o directamente relacionados con el ejercicio laboral, puede haber condicionantes o antecedentes previos que, junto a las variables de un determinado trabajo o las condiciones del mismo, pueda desembocar en un trastorno psiquiátrico. En cualquier caso se puede establecer un nexo causal entre el trabajo y la patología.

Asimismo, es necesario considerar dos síndromes que cada vez más afectan a muchos trabajadores y a su capacidad laboral: el burnout y el mobbing.

PERITAJE PSICOLÓGICO DE LA INCAPACIDAD POR ALZHEIMER

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa irreversible. Dado que provoca una demencia progresiva que afecta a la memoria y al pensamiento, se ha convertido en una de las enfermedades más incapacitantes que existen. 



La enfermedad del Alzheimer afecta principalmente a gente de avanzada edad, mayores de 60 años, y la edad media de diagnóstico se sitúa en torno a los 80 años. El hecho de que se de una mayor prevalencia en mujeres que en hombres puede ser debido a la mayor esperanza de vida de las mujeres. Esta enfermedad tiene un componente hereditario.

Esta enfermedad reduce drásticamente las funciones neurológicas de la persona afectada, lo que le conduce a la incapacidad de valerse por sí mismo en las tareas básicas de la vida cotidiana. Entre los efectos negativos asociados al Alzheimer se encuentran:




SECUELAS PSICOLÓGICAS TRAS TRAUMATISMOS CRANEOENCEFÁLICOS

Hoy en día los accidentes de tráfico suponen la principal causa de Traumatismos Craneoencefálicos (TCE) en adultos (70%), lo que representa un grave problema desde el punto de vista de la salud pública, no sólo por su elevada incidencia, sino por afectar primordialmente a un grupo de población joven, ya que se estima que es una de las principales causas de muerte en menores de 45 años. A esto hay que añadir las secuelas que en muchos casos acompañan a los supervivientes, y que produce serias repercusiones personales, familiares, sociales y económicas.


Aproximadamente el 15% de los pacientes que sufren TCE grave y entre el 40 y el 50% con TCE menores, junto con otras lesiones sufridas tras el accidente, desarrollan patología psiquiátrica postraumática, por lo que hay que considerar que un accidente de tráfico no sólo ocasiona secuelas físicas, sino importantes secuelas psíquicas derivadas del trauma. Esta alteración de las funciones mentales impide el desarrollo físico, afectivo, social y laboral.

La regulación legal de las lesiones derivadas de accidentes de tráfico, se recoge en la Ley 30/1995 de 8 de noviembre, de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, conocida como Baremo de Tráfico.

sábado, 15 de abril de 2017

CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS DE LA AMPUTACIÓN TRAUMÁTICA

El análisis de la afectación psicológica de la persona que ha sufrido la amputación traumática de una extremidad, tiene que tener en cuenta varios factores. 


La pérdida de una extremidad supone lógicamente una pérdida de funcionalidad que incide en las oportunidades laborales, el duro trabajo de una readaptación para poder realizar las funciones sin el miembro que antes cumplía una función y debe ser suplido y los motivos estéticos, que ya no solamente visto desde un punto de vista social, sino personal, el verse privado de una parte de sí mismo, afectan al individuo.




LAS PSICOPATOLOGÍAS JURÍDICAS

DELIRIO QUERULANTE


El querulante es un "querellante patológico", en el que el núcleo de la idea querulante es la existencia de injusticias que deben ser remedias por una acción legal (paranoia querulante).

Esta persona se muestra suspicaz, recelosa e inflexible, cree ser tratado injustamente y busca a través de innumerables pleitos que los órganos judiciales le den las razón, aunque esto no corresponda estrictamente a una idea de Justicia, sino que dentro de su delirio, la Justicia le de la razón en su punto de vista, en lo que esta persona piensa que es justo.

El querulante, una vez que es identificado, puede llegar a establecer pleitos con los órganos judiciales, psicólogos, médicos o personal que ha intervenido en su diagnóstico, por considerar que se está cometiendo una injusticia con él. 

Estas personas podrían asimilarse a lo que en psicología clínica correspondería a un hipocondriaco: siempre obsesionado con la idea de una dolencia y buscando pruebas de su existencia (llegando al delirio en su convencimiento). 

Si una persona perjudicada tiene sospechas fundadas sobre la existencia de una personalidad querulante en la figura del demandante debe ponerlo en conocimiento de sus abogados para que lo pongan en conocimiento de instancias superiores.


VÍCTIMAS DE ACCIDENTES: ¿SE RECOGEN LAS SECUELAS PSICOLOGICAS EN LA DEMANDA?

Ser víctima de un accidente de tráfico de gravedad (por ejemplo, con lesión medular que conduce a una paraplejia), suele conllevar una demanda judicial.


En estos casos la peritación de las secuelas físicas es relativamente sencilla: existen, de forma fehaciente lesiones, tiempo de recuperación, secuelas físicas, que pueden ser observadas y tasadas para la oportuna reclamación.

Las secuelas psicológicas son algo más complicado de evaluar. Nos encontramos con la realidad de un demandante, con unos abogados que defienden su caso y unos abogados que protegen los intereses de la parte contraria (culpables, aseguradoras, el Estado o cualquiera de sus órganos por negligencia...). 



NECESIDAD DE TERAPIA PSICOLÓGICA EN LESIONADOS MEDULARES

Hoy quería hablaros de la huella psíquica que padece una persona que tras un accidente ha sufrido una lesión medular y se encuentra en una silla de ruedas (paraplejia).


A nivel abstracto, cualquier persona que no tiene este problema se lo imagina y piensa: "qué espanto", tal vez alguno, especialmente sensibilizado haya llegado a hacer la prueba de intentar vivir un día entero en una silla de ruedas: lo encontrará increíblemente duro, pero no se aproxima a la realidad, porque esa persona sabe que al día siguiente continuará caminando.

INCAPACITACIONES


C).- Niveles de la capacidad de obrar.


1.- Plena: mayor de edad no incapacitado.
2.- En desarrollo: Minoría de edad. Diferentes

subdivisiones:

• Niños: Aproximadamente hasta 12 años.

Audiencia si tiene suficiente juicio.

• Púberes: Hasta 16 años. Matrimonio con dispensa y testamento desde 14 años.

• Grandes menores: Desde 16 años. Pueden ser emancipados y decidir por sí mismos en muchas parcelas.

3.- Mayor incapacitado natural o judicialmente,pudiendo distinguirse:

- Incapaz natural: Limitación de facultades de autogobierno sin sentencia judicial. Imposibilidad de trafico jurídico y guarda de hecho.

- Incapacitado limitadamente: Curatela. Asistencia para determinados actos.

- Incapacitado parcialmente: Tutela limitada a ciertos actos.

- Incapacitado total: Tutela completa personal y patrimonial.

- Capacidad suficiente: Un incapaz puede tener capacidad suficiente para determinados actos a pesar de la incapacidad.

En muchos de los procesos de incapacitación (los que tienen base en la limitación de las capacidades intelectuales, volitivas y psicológicas), se necesita la peritación psicológica del grado de capacidad/incapacidad de la persona.

Uno de estos supuestos en la VALORACION PSICOLÓGICA DEL DETERIORO COGNITIVO EN ENFERMOS DE ALZHEIMER especialmente en sus fases iniciales.